Mariano, el “Mono” Rosales

Hoy desde En Agenda conocemos algo de la vida, de un reconocido jugador de rugby concordiense que, actualmente radicado en Francia, se especializó en la Osteopatía como disciplina médica. En esta nota nos cuenta su recorrido por distintas ciudades de Europa, donde vive hace más de 15 años. 
 
Por Felicitas Camps
 
– Hace cuánto vivís en el exterior? qué impulsó tu partida?
 
Dejé mi país natal en el año 2000, impulsado por una serie de circunstancias; entre ellas las ganas de jugar al Rugby de este lado del charco. 
 
– Dónde vivís actualmente y dónde más has vivido en estos años?
 
Actualmente residimos con mi familia en Grenoble, Francia, desde septiembre del 2007. Antes viví en las Islas Canarias (Gran Canaria y Tenerife), que fue el lugar donde aterricé en una primera instancia. Luego me mudé a Dublin, donde conocí a mi mujer, y pudimos vivir algunos años de esa cultura (de la cual sigo fascinado). Posteriormente nos trasladamos a Barcelona y Francia.
  
– Qué extrañás de Concordia estando allá y qué sentís al volver?
 
De Concordia, además de cosas obvias como la familia y los amigos, te diría que extraño muchísimas cosas; de hecho casi todo!!! desde salir a la calle y saludar de manera “calurosa y descontracturada” al comerciante del barrio, a que pase alguno y te toque un bocinazo o que te pegue un grito para saludar (por que eso acá no se hace!!!), hasta cosas mas sutiles como los olores, el tipo de luz, lugares como la Costanera, el Lago…, y por supuesto mi querido club del alma… “Los Espinillos”. Es decir que se extraña la cultura y “la gente como uno” que me dicen de cierta manera: llegaste a casa… 
 
– A qué te dedicas? Cómo es el desempeño profesional allá?
 
En un principio estuve muy vinculado al rugby, trabajando para la FFR (Federación Francesa de Rugby), particularmente en un centro de alto rendimiento, donde estaba a cargo del desarrollo de capacidades físicas y trabajo de la postura, en un seguimiento a largo plazo de jóvenes jugadores de rugby, con potencial para integrar los equipos de rugby de la FFR. La verdad que fue una excelente experiencia que me aportó muchísimo a nivel humano y profesional. Pero desde hace algunos años, si bien sigo relacionado con el deporte, he decidido dedicarme exclusivamente al ejercicio de la Osteopatía y mi actividad profesional hoy en día se limita al trabajo en consultorio, pero como las dos actividades son fuertemente compatibles no descarto implicarme mas de cerca en la actividad deportiva en el futuro.