Florencia Polizzi, wedding planner y ambientadora

 

“Las bodas y las fiestas son mucho más que una noche, son las acciones con las que la gente rubrica sus momentos de felicidad. Por eso me siento tan feliz haciendo este trabajo, porque acompaño a la gente en algo muy personal.

 Para que una fiesta sea inolvidable el ingrediente principal es la gente. El invitado es el público que siempre llega con una actitud abierta y te da un voto de confianza: está dispuesto a que lo sorprendas. Si la fiesta es mala se van. La fiesta tiene que contener y sacar lo mejor del invitado. Esta es justamente la misión de nuestra empresa: creatividad y el orden indispensables para crear ambientaciones y puestas originales” 

Estos son algunos de los secretos del éxito de una fiesta.

Así lo asegura Florencia Polizzi, quien fue pionera en ambientar y organizar los eventos más destacados de la ciudad, pensando siempre en realizar eventos divertidos de acuerdo a las características que cada cliente plantea. Aprendió y continúa aprendiendo de los mejores, y eso se nota. Por eso sigue sigue estudiando con quienes considera los organizadores de eventos más distinguidos de nuestro país: Martin Roig y Barbara Diez .

Sin dudas esta fusión de método y arte ha dado sus frutos. A pesar de que no hace ningún tipo de publicidad, no para de trabajar. La  llaman para diseñar casamientos, fiestas, escenografías, eventos, desfiles, entregas de premios y hasta para asesorar en la decoración de grandes empresas.

“Las fiestas son en sí mismas un espectáculo”, afirma Florencia Polizzi, quien no sólo asesora sobre colores o texturas sino que imprime su sello característico en cada uno de sus eventos, dándoles una identidad propia.

“La pasion es un concepto que se puede  llevar a cualquier ambito y en la ambientación, es un factor principal. Por esta razón Florencia considera que no cualquiera puede hacerse cargo de la coordinación de un evento. “Este trabajo es increíble, muy tentador, y todo el mundo quiere hacerlo. Parece que la nueva profesión es la de wedding planner. Está muy bien tener un asistente para tu fiesta, lo que pasa es que hay chicas que organizaron el cumpleaños de la tía y al día siguiente creen que pueden hacer un casamiento. Es muy importante que los que trabajen en un evento sean profesionales”.

Son tres los elementos indispensables de una buena ambientación, según la experta: la originalidad, la buena iluminación y un timing perfecto.

Pero para trabajar con libertad y disparar su creatividad hay una condición que reclama de sus clientes: confianza.  Todo el mundo tiene una cuenta pendiente con la creatividadLa decoración es menos técnica y el plano es más abierto. Todos creen que saben ambientar. Cuando tengo una charla con un cliente yo lo escucho con mucha atención. Pero una vez que me da los ingredientes de todo lo que quiere, yo soy la que diseño.  Aprender a decir que No , es algo muy difícil y con lo que lucho todo el tiempo. Siempre tiene que haber alguien con la cabeza fría viendo cómo funciona la fiesta desde afuera”.