Julieta Rada y Zorrito Von Quintiero, guerreros del swing en “Rockeo y Julieta”

FESTIVAL MEDIO Y MEDIO, PUNTA BALLENA, PUNTA DEL ESTE

Txt: Carlos Rodríguez
Fotos: Josefina Tramontin

Desde hace varios años, el Festival ‘Medio y Medio’ se ha consolidado como un faro de referencia para ver a algunos de los mejores músicos del mundo sobre su escenario. Han pasado por allí -entre muchísimos otros- Luis Alberto Spinetta, Hermeto Pascoal, Lokua Kanza, Lenny Andrade o Jaime Roos.

Con ubicación geográfica en el renombrado Parador del mismo nombre (Portezuelo, Punta del Este), ‘Medio y Medio’ es dirigido por el productor y melómano Leandro Quiroga Ferreres, quien mantiene a lo largo del tiempo su identidad y sello de calidad a partir de algo imprescindible: la diversidad sonora y la cuidada selección de la grilla.

Acercarse a Medio y Medio es toda una experiencia. Se atraviesa el bellísimo Arboretum Lussich y se llega a un páramo de vegetación lujuriosa donde a primera escala se recomienda degustar los míticos chipirones salteados, a cargo de la chef Graciela Ferreres.

La temporada 2018, además de presentar una cartelera que incluye a Albert Plá, Agarrate Catalina, Escalandrum y Skay Beilinson, entre varios otros, comprende un espectáculo especialmente armado para cada martes de enero, denominado “Rockeo y Julieta”, comandado por Julieta Rada y Zorrito Von Quintiero, en un sexteto complementado por Matías Rada, Manuel Contrera, Dinamita Pereda y Pichu Villa.

El mood general del combo va por el lado del funk, el bossa y el rock, aunque sin olvidar cierta impronta jazzera para los momentos de improvisación.

Pasan versiones de Páez, Charly, Spinetta y Vinicius. Todo tiene groove. Hay una búsqueda de frescura combinada que no defrauda.

Zorrito no puede más de swing y Julieta, con voz propia y sus mil y una trenzas azules e infinitas se yergue como una diosa salida del universo ‘Avatar’.

El Festival ‘Medio y Medio’ continúa hasta el 24 de febrero, cuando lo cierre Luis Salinas. Para ver “Rockeo y Julieta” hay todavía dos oportunidades: martes 23 y 30 de enero.

Sin dudas, un clásico de la agenda veraniega oriental que continúa alimentando su leyenda. Recomendado!