Un pueblo de sueños

En los dos últimos años, Pueblo Viejo se ha convertido en uno de los espacios indiscutibles en cuanto a generación de música y cultura en Concordia. Repasando un poco su historia, analizando el presente y anticipando algunas aristas de lo que vendrá, En Agenda conversó con sus realizadores.

Liliana Herrero

 

¿Cómo surge la posibilidad de abrir un lugar como Pueblo Viejo? ¿Cómo empezaron a soñarlo?

 

La idea de Pueblo Viejo surge por un lado de un deseo y por otro de una necesidad. Las tres personas que iniciamos con el espacio veníamos trabajando en una productora independiente hace varios años realizando diferentes trabajos, Juan Pablo de hecho lo viene haciendo en nuestra ciudad desde hace muchos años, luego se sumó Juan Esteban y luego Sebastián.

Con el grupo consolidado comenzamos a incursionar en realizaciones más complejas y masivas, como la Fiesta Wapa que albergó a grandes artistas como Las Pelotas, La Vela puerca, Bersuit y un montón de artistas locales, también produjimos el certamen para bandas y solistas El Grito, que se realizó en 4 ediciones en Concordia, Chajarí/Federación y Concepción del Uruguay, en conjunto con la CAFESG y la UNER, entre otras producciones en general ligados a la música ya que los tres somos músicos de distintos proyectos. Cada cosa que encaramos la hacemos pensando la jugada y aprendiendo en el camino, con aciertos y desaciertos pero jugándonos siempre con dedicación en lo que hacemos.

Todas las producciones tenían como idea central generar un espacio donde los artistas locales y los jóvenes pudieran participar con una puesta de calidad en todos sus aspectos, tanto en la técnica como en la gráfica, la difusión, y el respeto en su trabajo. Así fuimos detectando las necesidades del ambiente artístico local, siendo la más importante la falta de espacios de estas características.

Así fue, que luego de decidir parar en la realización de producciones del tipo como la fiesta Wapa, y luego de un parate en el que cada uno iría por su lado, repentinamente nos vimos laburando juntos de nuevo en este proyecto.

El proyecto de un Espacio Cultural era una idea que, con sus diferencias tanto en la estética cómo en su puesta en marcha estaba en nuestras cabezas, cada uno con sus posiciones y deseos y atravesados todos por distintas realidades, pero con la idea en común de que haya espectáculos y movidas en el espacio, y la experiencia de haber hecho cosas juntos.

De repente apareció el inmueble… fuimos a verlo y sin dudas coincidimos en que ese era el lugar para hacerlo, de inmediato nos volvimos a juntar para cranearlo en los hechos.

El sueño se empezó a hacer realidad cuando empezamos a pintar y armar todo, y se sumaron los amigos, la mayoría de ellos artistas, las familias, y un montón de gente que confió en la idea y la apoyó desde un principio, y es a quienes estaremos eternamente agradecidos.

 

¿Cómo sienten la relación entre el público y el lugar?

 

Luego de estos dos años, podemos decir que hay un público consolidado, un público es fiel si se quiere, y sumamente variado. Podés ver familias, jóvenes, gente grande que va seguido al lugar, y un público que disfruta de todas las propuestas sin tener en cuenta de que se trata, un público que confía y se abre a cosas nuevas. Hay gente que va de repente a comer y ve que en el lugar sucede algo más, algún hecho artístico, y se empieza a enganchar y a frecuentar los espectáculos. El desafío es siempre generar y conservar el público manteniendo las propuestas.

La buena vibra del público se nota, siempre hay buenas devoluciones del lugar y sus movidas, y aceptamos todas las críticas porque suma para aprender y mejorar; somos nuevos en esto, hay mucha gente atrás que ya lo ha hecho y que nos sirve de referente.

 

Hace poco inauguraron la pileta, el lugar está en permanente expansión desde que se abrió… ¿Cómo es el día a día a nivel trabajo y proyección a futuro?

 

Actualmente, (y constantemente) nos estamos reorganizando, hoy en día con la incorporación de la pileta en el predio, el espacio funciona de 10 de la mañana a… nunca se sabe… Estamos trabajando con un equipo que la rompe, pero siempre estamos los tres encima, y a veces es cansador. Son muchas las tareas de las que hay que ocuparse y muy disímiles, desde el diseño constante de flyers y material para la web, el armado de la agenda, la difusión, enviar gacetillas de prensa, coordinar entrevistas de radio para los artistas, molestar constante y sistemáticamente a los medios como uds. que siempre nos publican y difunden las actividades, manejar las redes, (que hoy en día son la clave de la comunicación para espacios como el nuestro que le cuesta llegar a medios masivos como la TV) A eso hay que sumarle la técnica, el armado del sonido y del espacio, la iluminación, los trámites de gestión y logística para los espectáculos, la gestión de fondos y presentación de proyectos, la contabilidad y los libros de la Fundación El Faro que es la personería que nos nuclea para la administración del espacio, los trámites administrativos ante el municipio, habilitaciones etc.. Y a todo eso encima hay que sumarle la parte gastronómica que es un mundo nuevo para nosotros. Parece que podríamos enumerar incansablemente actividades que dia a dia nos tocan realizar para llevar adelante un espacio de estas características. En definitiva lo hacemos contentos, como toda actividad grupal a veces anda mejor y a veces peor, pero siempre para adelante. Las tareas las tenemos divididas aunque siempre se tocan en algún punto y ahí es donde la comunicación y fluidez del trabajo tiene  que ser buena.

 

¿Cuáles son los espectáculos que más atesoran en el recuerdo de todos los que pasaron?

 

Pregunta difícil… fueron muchísimos y de cualquier disciplina, ya sea teatro, danza o música, tanto de artistas locales como de afuera. Pero uno generalmente atesora recuerdos que estén relacionados con sus referentes, cómo el recital de Liliana Herrero, Raul Barboza, el Raly o El Cuarteto Oriental con Hugo Fattoruso, Litto Nebbia, y otros tantos que nos pusieron la piel de gallina y nos conmovieron hasta las fibras mas íntimas.

Pero también, y en esto coincidimos, uno de los más relevantes fue la primera vez que vimos a Manu Sija y su trío intergado por Juanjo Bravo en la bata y Guido Martinez en bajo. Fue una cosa increíble que nos dejó a todos boquiabiertos.

De todas formas no podemos dejar de atesorar muchos otros, y muy sentidos, porque tienen que ver con nuestra vida musical y nuestra historia musical, como  fue el cumple de Avisale A Coso que son nuestros hermanos y que filmaron su DVD en nuestra casa, y también otros con una carga emotiva especial porque son nuestros propios proyectos, como el regreso de Mate Eléctrico y uno bien cerquita en el tiempo que fue el emotivo regreso de Benditos Ajenos. Tener la posibilidad de seguir disfrutando de hacer música junto a tus amigos, y que tus amigos hagan su música en un escenario y un espacio que generaste vos es algo muy lindo.

 

¿Recuerdan alguna anécdota puntual de algún paso de artista por la sala?

 

Anécdotas encuentros  y charlas abundan en este espacio, y por suerte siempre resultan risueñas, una de ellas (un tanto vergonzoza pero que resalta lo bueno y las virtudes de una persona), fue cuando recibimos al maestro Raúl Barboza por segunda vez. Habíamos prometido en la cena después de su primer recital que íbamos comer un asado juntos a su regreso. El día del segundo show, nosotros trasnochados comenzamos a hacer el asado a las once y media tranquilos en la parrilla del lugar, en eso llego llega el maestro, doce menos cuarto listo para comer… Nos entró una desesperación importantísima, le llevamos una picada, y lo entretuvimos como pudimos pero el maestro quería ya almorzar porque venía de gira, nos daba mucha vergüenza, y al ratito asoma por el portón y dice… Chicos! Necesitan ayuda con eso?!? Creo que nunca nadie hizo un asado tan rápido en su vida, 12.40 estaban comiendo.  Un reconocido músico, referente mundial del chamamé, un tipo grande, metódico, cómo se nos ocurrió que iba a almorzar a las dos de la tarde cómo nosotros? Pero bueno. El maestro Barboza una excelente persona, respetuosa y paciente, entendió perfectamente la situación, nosotros no parábamos de disculparnos y el siempre comprensivo.

Otra sucedió con Hugo Fattoruso, era el día del show del Cuarteto Oriental y no teníamos un piano eléctrico como la gente para que utilice; (dato llamativo: al parecer no habría pianos en la ciudad, y pianos eléctricos de los buenos tampoco), llamamos a todos los tecladistas de la región… y nada… y se acercaba la hora de la prueba y no sabíamos que hacer, hasta que por ahí apareció!, un amigo de Salto, le pidió prestado a un viejo músico de la ciudad vecina que no recuerdo su nombre (pero fue un ángel caído del cielo), y cayeron sobre la hora con un teclado que parecía una nave espacial, Hugo y el Señor trataban de descifrar los miles de sonidos y funciones que tenía el aparato, hasta que el genio de Fattoruso escucha un sonido que le gusta y dice: dejálo ahí nomas. Le pone arriba un pedalcito que había traido y a la noche tira toda su magia con sólo eso.

 

¿Qué imaginan a futuro?

 

A futuro imaginamos un Pueblo Viejo posicionado en la región y, si los astros se alinean, con toda la parte edilicia finalizada, camarines para que los artistas estén mas cómodos, terminar el salón del fondo que aun no hemos podido encarar, un estudio de radio y una radio con buena programación

A su vez, esperamos poder seguir con muchas producciones y encontrarnos, en un futuro no muy lejano,  siendo participes de una movida artística concordiense que explote, con actividad todo el día y todos lo dias, con música con muchos talleres de arte, clínicas, espectáculos infantiles, con un teatro independiente local a sala llena en la mayoría de sus funciones, y por sobre todo con un público local acostumbrado a frecuentar y valorar todas las propuestas.

Somos conscientes de ser una partecita de una gran movida artística y de espacios que está en ebullición en nuestra hermosa ciudad, llena de artistas talentosos, excelentes productores etc.

 

¿Qué proyectos tienen?

 

Como adelantamos, tenemos proyectado continuar con la restauración del edificio, sumándole espacios con distintos usos, como por ejemplo los camarines con servicios, para que los artistas que son los principales hacedores de esto, se sientan cómodos al hacer su trabajo. Por otro lado tenemos que concretar la refacción del salón con el que cuenta el espacio en su parte trasera, hoy en día utilizado como depósito, pero que tiene dimensiones como para hacer otro espacio de usos multiples con otro tipo de escenario y de movidas, y siempre sumándole la propuesta gastronómica que resulta un sostén importantísimo para la subsistencia de este y suponemos que de todos los espacios culturales dado la dificultad de generar ingresos de los espectáculos.

 

¿Qué pueden adelantar respecto a los espectáculos que vendrán?

 

En lo inmediato tendremos la visita nada menos que de Harry Waters, el hijo del legendario líder de Pink Floyd viene y quien fuera el director artístico de su banda. El espectáculo será el 12 de marzo y contará con la presencia de John Mc Nally, quien a parte de ser un excelente guitarrista, es muy conocido en el medio por ser arreglador y compositor de artistas como Rod Stewart. Además, este espectáculo contará con la presencia del genial baterista de Divididos Jorge Araujo como integrante de la banda, todo lo que convierte a la propuesta en una producción de primerísima, y trabajamos para estar a la altura del desafío en todos los aspectos.

Además estamos como siempre realizando gestiones con diversos artistas de todos los géneros, pero no corresponde adelantar nada hasta no estar 100% seguros, y como siempre una agenda cargada con artistas locales, el miércoles continúa la actividad teatral con un ciclo de obras de teatro de Entre Ríos, donde habrá obras de diversas ciudades.

6 8 (1)