domingo 28 de noviembre de 2021 - Edición Nº1089

Opinión | 12 nov 2021

red

Taylor Swift y las re-grabaciones de sus álbumes ¿Qué se esconde detrás? ¿Por qué otros no pueden hacer lo mismo?


Por: Magdalena Ferreira

Nacida y criada en Pensilvania, Estados Unidos, la artista comenzó su trayectoria en la música country cuando se mudó a Nashville a sus catorce años. Con la decisión de dedicarse a la música y con el apoyo de su familia, en 2005 firma un contrato de 13 años con la discográfica Big Machine Records y en 2006 lanza su álbum debut llamado “Taylor Swift” aunque su primer gran éxito vendría en 2008 con “Fearless”; siendo el álbum más vendido en los Estados Unidos en el 2009 con sencillos conocidos como “You Belong With Me” y “Love Story”, Fearless fue ganador de 4 Grammys, convirtiendo a Taylor en la artista más joven de la historia en recibir esos premios.

Sus siguientes álbums, los cuales mantuvieron y superaron ese primer éxito fueron: Speak Now (2010), Red (2012), 1989 (2014), Reputation (2017), Lover (2019), Folklore (2020) y Evermore (2020).

Ahora, ¿por qué está re-grabando sus primeros seis albums?

Aquel contrato del 2005, dictaba que la discográfica sería la propietaria de los “masters” (se refiere a la primera grabación de una canción), como suelen ser los contratos de este tipo, mientras que los derechos de autor sí serían de Taylor. Pero el conflicto entre Swift y Big Machine empieza en 2018 cuando finaliza su contrato y ella decide firmar con Republic Records llegando a un acuerdo el cual le permitiría a Taylor poseer los masters de canciones futuras, meses después, Scott Borchetta, el dueño de Big Machine Records decide vender la discográfica a Scooter Braun, con quien la artista tenía sus diferencias y conflictos, pero la sorpresa sería que también le vendió sus masters cuando a ella misma le habían negado comprarlos. Teniendo ahora Braun el control total de los primeros seis albums de Swift producidos bajo su antiguo sello. Pero, a diferencia de lo que le ha pasado a otros artistas, en el contrato de Taylor no existió la cláusula de “no re-grabación”, entonces tiene la posibilidad legal de hacer copias exactas de su trabajo.

En agosto del 2019, en una entrevista con CBS, la artista comentó sobre esta cláusula y anunció que estaba dispuesta a regrabar todo siendo ahora ella la dueña, buscando que se dejen de escuchar los álbumes anteriores y así volver a tener ganancia con los nuevos. En abril de este año lanzó nuevamente “Fearless (Taylor’s Version)” casi sin promoción previa y agregando canciones “from the vault”, es decir, canciones inéditas que quedaron fuera de la elección de tracks anteriormente.

En junio, anunció el lanzamiento de “Red (Taylor’s Version)”, pasando de 19 canciones en el tracklist original a 30, incluyendo una versión de 10 minutos de “All Too Well”, la canción más importante y personal para Taylor en este álbum e himno para quienes la siguen.

“Red” marcó un antes y un después en la vida de la artista, no sólo por el contenido personal de las canciones sino porque fue el primer paso para meterse en el mundo del Pop, canciones como “We Are Never Ever Getting Back Together” “22” y “I Knew You Were Trouble” demostraron lo versátil que puede ser Taylor Swift, y le dió el pie para escribir, componer y producir “1989” en 2014, su primer álbum catalogado como música Pop.

Hoy, se acabó la espera y “Red (Taylor’s Version)” ya está en todas las plataformas de música, permitiéndole a Taylor volver a ser dueña de su trabajo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias