domingo 02 de octubre de 2022 - Edición Nº1397

Opinión | 25 jun 2022

rincón literario

Míralos

En el encuentro de esta semana seremos parte del comienzo de una bella historia


Por: Marcelo Lescano

Él la observaba desde hace tiempo, mientras ella era víctima de su captor. En el transcurso que se habían conocido nuestro personaje la invitó a la catedral de la ciudad. Recorriendo el antiguo edificio dio cuenta del brillo que emitía su acompañante. Era más linda en su compañía, lejos de su carcelero. El encuentro fue grato y quedaron para la siguiente.

Volviendo a casa ella sentía una sensación nueva ¿Amor? No lo sabía con exactitud, pero a medida que sucedieran los encuentros lo iría descubriendo. 

En la siguiente ocasión quedaron en verse en una plaza. Ella ni lenta ni perezosa llevo todo lo necesario para una merienda al aire libre.

Con el paisaje de árboles, familias pasando la tarde igual que ellos y vendedores ambulantes se tomaron la mano. El acto más cliché de todas las películas románticas, pensaron. Pero al momento del tacto sintieron el famoso "no sé qué" y solo restaba un paso. Tenían que degustar los labios del otro, y ambos estaban de acuerdo.

En una plaza como cualquiera ellos le dieron el tinte extraordinario. Sus siluetas resaltaban del resto y llegada la noche, alumbraban más que las luminarias municipales.

Un día, se liberó de su captor, y sin pensarlo dos veces ambos acudieron al encuentro del otro. Al verse notaron que la mirada del otro brillaba ¿Sería el famoso brillito en los ojos? Ambos estaban anonadados, cuál sería el siguiente paso solo en ellos estaba descubrirlo. Se tomaron de las manos y empezaron su camino. 

De vez en cuando los veo pasar y es cuando alcanzo a decir "míralos".

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias