domingo 02 de octubre de 2022 - Edición Nº1397

Opinión | 2 jul 2022

rincón literario

Infectadura

Cuando todo está perdido solo queda saber cómo fue el inicio del fin


Corría de ellos lo más que podía, recién cuando sus gemelos le suplicaban se detuvo detrás de una de las tantas paredes de la ciudad. Tenía la respiración acelerada y el ritmo cardiaco por las nubes, pero la mente clara. No recordaba en que momento paso todo tan de repente, pero lo cierto era que había pasado y ahora tendría que responder.

Asegurándose de que no lo estuvieran viendo y/o escuchando siguió su travesía en busca de agua. Avanzando unas cuadras dirección norte se topó con una casa semiabandonada, que en uno de los costados tenía una ventana abierta. Con suma delicadeza ingresó en la vivienda y se dispuso a investigar la vivienda. Estando en la cocina, una vez saciada su hambre y sed, buscó las habitaciones. En la planta de arriba encontró los dormitorios, uno pequeño y otro matrimonial. Viendo como estaban denoto que la casa correspondía a una familia compuesta por tres integrantes, gente que a la primera señal de alarma abandonaron la vivienda. Sin ganas de seguir sacando conclusiones se acostó desean que el día venidero sea mejor.

Por la mañana, apoyado en la mesada de la cocina, pensaba en lo rápido del incidente. Trajo a él un recuerdo de la última vez que el mundo giraba con normalidad. Volvía de trabajar, cansado miró quince minutos de tele y después se había ido a dormir. En la mañana lo habían despertado distintas sirenas de vehículos de emergencias, y sin mucho tiempo de reacción ya se estaba defendiendo de lo que alguna vez fue su perro. El recuerdo le dolía menos que antes, tal vez eso significaba algo bueno.

Esas cosas no eran humanas, estaban lejos de serlo, pero aun así debía entender su naturaleza. Tanto si eran activos por la noche, si el sol los quemaba, que tanto escuchaban, incluso si conservaron el olfato.

Agarró todas las provisiones que pudo, las metió en un bolso y se dispuso a salir. Investigar que eran cosas e intentar dar con mas sobrevivientes. Partió sin muchas ideas claras, pero de las pocas que tenía se aferró a una, sobrevivir.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias