sábado 01 de octubre de 2022 - Edición Nº1396

Política | 10 ago 2022

internacional

Tras la crisis por la visita de Pelosi, China reafirma la amenaza de invadir Taiwán

El gobierno de Beijing advirtió que no tolerará "actividades separatistas" e insistió en que la retomará por la fuerza si fuera necesario. Pelosi ratificó el respaldo de Estados Unidos al país insular.


China advirtió que no tolerará "actividades separatistas" en Taiwán e insistió en que la retomará por la fuerza si fuera necesario, en medio de altas tensiones militares desatadas por una reciente visita a la isla de la líder de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, Nancy Pelosi, quien este miércoles ratificó el respaldo estadounidense al país insular.

China, que considera a la autónoma Taiwán un territorio propio, respondió a la visita con amenazantes ejercicios militares en torno a la isla que alarmaron a la región, y Taiwán realizó luego sus propias maniobras y lanzó fuertes acusaciones contra Beijing.

China anunció el fin de los ejercicios con submarinos, aviones, barcos y misiles en el estrecho de Taiwán, dos días después de lo previsto, pero advirtió que las tropas seguirán "atentas" a cualquier cambio de la situación en Taiwán.



"Seguirán realizando entrenamientos y preparativos militares, organizarán de modo regular patrullas de preparación para el combate y defenderán resueltamente la soberanía y la integridad territorial", dijeron las Fuerzas Armadas en un comunicado.
 

"Seguirán realizando entrenamientos y preparativos militares, organizarán de modo regular patrullas de preparación para el combate y defenderán resueltamente la soberanía y la integridad territorial"comunicado de las Fuerzas Armadas de China


Más temprano, en un documento publicado bajo el título "La Cuestión de Taiwán y la Reunificación de China en la Nueva Era", el Gobierno chino definió cómo Beijing pretende tomar la isla mediante incentivos económicos y presión militar.

Tras un preámbulo que define a Taiwán como "parte de China" y subraya que este "es un hecho indiscutible", el documento suma una serie de argumentaciones históricas con "base sólida en la historia y la jurisprudencia" sobre el estatus de la isla.

"Estamos listos para crear un vasto espacio para la reunificación pacífica, pero no dejaremos lugar para actividades separatistas de ninguna forma", señala el texto.

Asimismo, "no renunciaremos al uso de la fuerza y nos reservamos la opción de tomar todas las medidas necesarias", agregó el texto de la Oficina de Asuntos de Taiwán del Consejo de Estado chino, informó la agencia de noticias AFP.

La advertencia de Beijing llega luego de varios días de maniobras militares chinas en torno a Taiwán, por la visita de la semana pasada a Taipéi, la capital de la isla, de Nancy Pelosi.

La legisladora, segunda en la línea de sucesión presidencial, se convirtió en la más alta autoridad estadounidense en visitar Taiwán en décadas, pese a la amenaza de represalias de China, que busca mantener a Taipéi aislada del escenario mundial.

El documento del Gobierno chino enfatizó que el uso de la fuerza será de "último recurso" y para proteger a China "contra la injerencia externa y todas las actividades separatistas".

"De ninguna manera tiene como objetivo a nuestros compatriotas chinos en Taiwán", destacó.

También este miércoles, un dirigente de la oposición taiwanesa viajó a China para reunirse con empresarios taiwaneses, pese a que Taiwán le había pedido cancelar el viaje.

Andrew Hsia, vicepresidente del partido Kuomingtan, de tendencia pro-Beijing, realizó la visita a título personal y no estuvo en la capital.

Sin embargo, la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen lo criticó duramente por cruzar el Estrecho de Taiwán en momentos que China realiza las maniobras alrededor de la isla.

Desde la década de 1990, la isla pasó de ser una autocracia a una democracia vibrante, y ha emergido una identidad taiwanesa particular.

Las relaciones entre las dos partes se han deteriorado desde 2016, cuando llegó al poder la actual presidenta Tsai, cuyo Partido Progresista Democrático no considera a Taiwán como parte de China.

Su plataforma calza con la definición de lo que China califica como separatismo taiwanés.

El libro blanco chino promete a Taiwán prosperidad económica así como "más seguridad y dignidad" después de la "reunificación".

Las maniobras militares chinas posteriores a la visita de Pelosi debían concluir el domingo pasado, pero fueron extendidas hasta este miércoles. Japón y Australia, dos rivales de China en la región, habían exigido su finalización.

 

Renovado respaldo de Pelosi a Taiwán

La congresista demócrata dijo que su viaje a Taiwán, como parte de una gira que tocó otros países de Asia, tenía como objetivo demostrar una relación sólida entre ambos países.

"Nuestro propósito al ir a Taiwán fue decir que tenemos una relación sólida", dijo Pelosi durante una conferencia de prensa, tomada por un despacho de la agencia Sputnik.

La congresista dijo que su país tiene que respaldar a Taiwán y que su visita a la isla debe ser vista como una firme señal en ese sentido.

La administración de Joe Biden defendió el viaje argumentando que no se desvió de las normas históricas que rigen la relación entre EEUU, China y Taiwán.

 

Más repercusiones

En el Reino Unido, en tanto, el Gobierno británico anunció que convocó al embajador de China para que explique "el comportamiento cada vez más agresivo" de su país con Taiwán.

La tensión escaló aún más el martes cuando el Ejército de Taiwán comenzó maniobras con fuego real para probar su capacidad defensiva ante una posible invasión china, al tiempo que Beijing prolongaba los iniciados la semana pasada.

Los ejercicios taiwaneses provocaron nuevas advertencias chinas.

Cualquier conspiración para "resistir la reunificación por medio de las armas (...) terminará en el fracaso, como una mantis que intenta detener una carroza", declaró Wang Wenbin, portavoz de la Cancillería china.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias